sábado, 29 de enero de 2011

NUEVOS FÁRMACOS: LOS EXPERIMENTOS CON GASEOSA

Durante estos últimos años hemos vivido en varias ocasiones la experiencia de tener que retirar fármacos a pacientes porque a los pocos años yu a veces incluso meses desde su comercialización han aparecido eventos adversos que hacían aconsejable la retirada de estos fármacos del mercado.
Da la sensación de que esto esta ocurriendo ahora con más frecuencia y tenemos que reflexionar sobre esto. ¿Qué motivos estan provocando esto?. Pueden ser varios pero creo que hay dos fundamentales:
    • La necesidad de los laboratorios farmaceuticos por generar nuevos productos que les permita ingresar importantes dividendos, sobre todo en los primeros años, hasta la liberalización de la licencia y que aparezcan "copias" genéricas mas económicas que los originales.
    • La necesidad de las administraciones por ingresar importantes cantidades de dinero por las nuevas patentes y las nuevas licencias.
En ocasiones me planteo que con todos estos nuevos fármacos loo que hacemos son ensayos clínicos encubiertos con el agravante de que no le solicitamos consentimiento informado a los pacientes.

Es por esto que soy partidario de la prudencia en cuanto a la utilización de nuevas moléculas y si hemos de esperar varios años para la comercialización hasta que ha quedado demostrado que no hay eventos adversos por estos nuevos fármacos, esperémoslo.

Los experimentos con gaseosa.

domingo, 23 de enero de 2011

Medicalizacion excesiva.

Es una percepción generalizada que cada vez tenemos en las consultas de los medicos de familia mas pacientes polimedicados y mas pacientes que toman fármacos con escasa o nula evidencia pero que algún compañero le dijo que era " para toda la vida".
Si pensamos detenidamente en las causas que han dado lugar a esta supermedicalizacion de la sociedad podemos encontrar las siguientes (y es posible que se me escape alguna):
1.- Los propios medicos que nos hemos formado en una medicina farmacológica en la que todo síntoma debe llevar asociado un tratamiento. No sabemos afrontar ciertas patologías o estados fisiológicos sin asociar un tratamiento farmacológico, aunque lo que prescribamos no tenga evidencia de su efectividad y eficiencia.
2.- Los pacientes que no conciben, en la mayoría de las ocasiones, que se les diga que no existe tratamiento para todo y que no se les va a prescribir nada y presionan al medico para que les prescriba algún medicamento.
3.- La Industria Farmacéutica que esta continuamente diseñando fármacos nuevos que en ocasiones no aportan a lo ya existente, multiplicando el precio de forma amoral y que además siguen utilizando estrategias de marketing de dudosa ética (afortunadamente cada vez menos).
4.- La administración que sigue permitiendo la comercialización de fármacos con nula evidencia o incluso con evidencia en contra; que sigue incluyendo en sus prestaciones fármacos que tienen el mismo resultado que el placebo y que además transmite a los ciudadanos el derecho ilimitado al uso y abuso del sistema sanitario.
Seguro que hay mas factores pero creo que estos resumen bien la corresponsabilidad de todos en la excesiva medicalizacion de nuestra sociedad .
F. J. Guerrero

jueves, 20 de enero de 2011

La importancia de las palabras.

Me contaba una amiga estos días que no somos conscientes del poder que nuestras palabras pueden tener en la curación del paciente, mientras me comentaba como una simple llamada a un paciente hizo que pasara de estar con una actitud pesimista a afrontar el problema de salud con actitud muy optimista.
Los paciente acuden a nosotros buscando generalmente la solución a un problema de salud, pero no solamente a eso.
Enrique Gavilán en su blog El nido del Gavilan contaba como un paciente le decía "Mire usted, doctor, yo ya se lo dije la primera vez que lo vi: yo confío en usted, que es mi médico. Voy a muchos especialistas del hospital, usted bien lo sabe, pero mi médico es usted".
Esto se consigue no solamente con la cualificación científico médica, que como en la mili el valor, se nos supone a todos, sino con otros aspectos como la comunicación, la empatía, la asertividad...: en definitiva el "ars medica".
No olvidemos el poder que podemos tener en lo positivo como en lo negativo y como lo que digamos y como lo digamos puede hacer que un paciente mejore o empeore.

F.J. Guerrero

sábado, 15 de enero de 2011

Año Nuevo: Atencion Primaria: 12 meses para 12 causas

Año nuevo, vida nueva.
Todos los años, cuando iniciamos el irrefrenable correr del calendario, alguien, haciendo uso del sabio refranero popular, deja caer este aforismo probablemente sin pensar lo que supondría si se hiciera realidad.
Este año 2011 será, para la Atencion Primaria, con una probabilidad muy alta, continuación del anterior con los mismos problemas, los mismos enemigos y fundamentalmente con el mejor activo de la sanidad de este país: los medicos de familia que día a día acompañan a los pacientes en sus enfermedades, dejando en el camino cariño, comprensión, ternura y compromiso.
Si este año fuera realmente de vida nueva la Atencion Primaria dejaría de ser la hermanastra fea de la sanidad. Se dignificaría la imagen de los medicos de familia. Se potenciaría la formación de los medicos de familia en lugar de diluirla en la atención familiar que algunos se han inventado intentando desprestigiar aun mas a los medicos de familia. Dejariamos de ser los secretarios de algunos compañeros que se creen superiores. Seriamos en definitiva la referencia de la sanidad en España.
Pero como la realidad es la que es, tenemos que recibir con alegría iniciativas como la de algunos compañeros: Atención Primaria: 12 meses para 12 causas.
Es una iniciativa destinada a analizar los principales problemas de la Atencion primaria, crear masa critica y promover soluciones.
Animo y enhorabuena por la iniciativa.

domingo, 2 de enero de 2011

SOMOS MÉDICOS DE FAMILIA

Me he encontrado por casualidad una editorial publicado en la revista Medicina de Familia Andalucia, publicación de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFyC), que escribí junto con mi mujer hace ya unos años sobre la Medicina de Familia y las urgencias. Era un momento en el que se hablaba de la Especialidad de Urgencias, como ocurre de forma cíclica todos los años.
Sigue teniendo su vigencia, ahora además que corre peligro la Medicina Familiar y Comunitaria con los proyectos de las Unidades Docentes Multidisciplinares y por eso lo trascribo literalmente:


Cuando un residente de Medicina Familiar y Comunitaria
se plantea durante su formación las ofertas profesionales
que va a encontrar al terminar la misma, quizás una de
las más frecuentes en los primeros años, sea la atención
a urgencias, tanto en el ámbito de la Atención Primaria,
como en el ámbito hospitalario.
Esta propuesta profesional puede ser considerada por
algunos compañeros como frustrante, al creer que realizando
esta labor está perdiendo parte de su esencia
como Médico de Familia que ha sido inculcada a lo largo
de los años de residencia, al no poder llevar a cabo
parte de las competencias adquiridas.
Nosotros pensamos que esta visión es equivocada. Tal
y como se recoge en el nuevo Plan Nacional de la Especialidad
de Medicina Familiar y Comunitaria, el Médico
de Familia es y debe ser la puerta de entrada al sistema
sanitario, dada su alta capacidad de resolución y
su capacidad para la gestión de recursos, así como del
flujo de usuarios que acceden al sistema sanitario. Esta
labor se hace desde la consulta de Atención Primaria,
pero también desde los Dispositivos de urgencias de
Atención Primaria y desde los Servicios de Urgencias
hospitalarios.
La Medicina de familia se caracteriza por la atención integral
a la persona. Esto se consigue a través de 5 pilares
básicos que definirían el perfil de un Médico de Familia.
El primero serían las competencias esenciales, en
las cuales se incluyen la comunicación, el razonamiento
clínico, la gestión y la bioética. El segundo pilar lo constituiría
la Atención al Individuo, tanto de forma programada
en la consulta de atención primaria o cuando surge
una urgencia. El tercer pilar del Médico de Familia es la
Atención a la Familia, al ser esta origen y destino de la
enfermedad del paciente. El cuarto pilar y muy relacionado
con el anterior es la Atención a la Comunidad. Por último
y no menos importante, encontraríamos la Formación
e Investigación que todo Médico de Familia debería
hacer de forma constante, para mejorar su praxis diaria
y con ello mejorar la atención a los usuarios.
Este perfil no es exclusivo del Médico de Familia que
trabaja en Atención Primaria. También son estos los signos
de identidad de todo Médico de Familia que desarrolla
su labor asistencial en urgencias. En cuanto al primer
punto, no hay duda que todo Médico de Familia,
desarrolle su labor en el ámbito que sea, debe tener
esas competencias esenciales de comunicación, razonamiento
clínico, gestión y bioética. La atención al individuo,
sea en la consulta de Atención Primaria como en
la atención en urgencias, constituye el centro del acto
médico. La Atención Familiar, aunque tiene su máxima
expresión en la Atención Primaria, también adquiere un
rol importante en la labor de los Dispositivos de urgencias
de AP, ya que desde ellos se acude con mucha frecuencia
a los domicilios a atender a los usuarios, realizando
aún sin ser muy conscientes de ello, asistencia
a la familia. Por su parte, los Médicos de Familia que
trabajan en los Servicios de Urgencias Hospitalarios
también realizan esta Atención Familiar, aunque esta
sea realizada fuera del espacio propio de la familia. La
Atención Comunitaria es también común a todos los
espacios en los que el Médico de Familia desempeñe su
labor. Siempre que atendemos a un paciente, sea en
Atención Primaria o en consulta de Urgencias, identificamos
necesidades de salud, realizamos educación
sanitaria, estudiamos el entorno del usuario para aportar
soluciones factibles. Por último, creemos que no es
necesario abundar en como la formación y la investigación
deben ser primordiales para todos los Médicos de
Familia, trabajen en un consultorio local de un pueblo de
1200 habitantes, en un Dispositivo de urgencias de AP
con 150 demandas diarias o en un Servicio de Urgencias
de un hospital de tercer nivel.

Como se desprende de esta reflexión, todo Médico de
Familia que desarrolle su labor bien en los Servicios de
Urgencias hospitalarios, bien en los Dispositivos de Urgencias
de AP o bien en Atención Primaria, debe responder
a un mismo perfil y con sus peculiaridades propias de
cada entorno realiza una labor igual de importante dentro
del sistema sanitario.
Somos la puerta de entrada al sistema de salud. Somos
MEDICOS DE FAMILIA.