sábado, 18 de diciembre de 2010

UNIDADES DOCENTES MULTIPROFESIONALES

Desde hace tiempo tengo este Blogg creado pero nunca me había puesto a escribir en el por falta de tiempo que no de cosas que contar, pero creo que este es el momento de iniciar esta aventura en la red que tanto enriquece al que escribe y al que participa. Tengo que dejar claro que esto es mi opinión personal.
Lo que me ha llevado a dar este paso es un tema que considero de vital importancia para el desarrollo de la Medicina de Familia en Andalucía en los próximos años y que podría suponer si todo sigue así el principio del fin de esta nuestra especialidad a la que tanto quiero y de la que he aprendido tanto, especialmente de mis compañeros y de mis tutores: Las Unidades Docentes Multiprofesionales.
El Real Decreto 183/2008, de 8 de febrero, por el que se determinan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud y se desarrollan determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada, supuso el punto de partida para una nueva organización de Unidades Docentes y Unidades Docentes Multiprofesionales.
En Andalucía existen ya propuestas de aplicación de este decreto y quisiera en este Blog xpresar mi opinión ante estas:

Estoy totalmente en contra de la nueva organización propuesta para las UDMP en Andalucía, porque puede suponer una perdida irreparable en cuanto a la calidad de la formación de medicina de familia.
No tiene sentido la desaparición de un sistema que se ha mostrado eficaz durante 30 años y que ha dado para Andalucía varias generaciones excepcionales de tutores.
Me causa mucha preocupación que la dependencia de las UDMP de los organos asistenciales, la fragmentación de las mismas y la creación de programas formativos comunes con otras categorías supongan la desaparición de la medicina de familia como medicina de personas y se transforme en algo que puede ser atención sanitaia pero quizá no medicina.

Siento que la primera entrada en el Blog sea por un tema tan espinoso pero creo que con este inicio hago honor al nombre del Blog.

Fran Guerrero

9 comentarios:

  1. A seguir escribiendo, aunque sea cuando puedas o te apetezca. Ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Este RD me produce dudas e incertidumbres, y me aleja de la actual postura que lleva funcionando desde 1978, con una trayectoria de continua mejoría en la función formativa y docente de los MF.

    A este respecto lo primero es resumir el RD y hacer unas referencias al mismo:

    - MOTIVO PRINCIPAL:

    El RD 183/2008 de 8 de febrero tiene como objetivo fundamental (así se lee en la introducción del mismo; pag. 10020):

    "...garantizar un alto nivel de calidad del sistema de formación sanitaria especializada, para lo que se prevé la aprobación de planes específicos en el seno de cada comisión de docencia y el sometimiento de la estructura docente que interviene en la formación del especialista a medidas de control y evaluación ..." y a continuación se comenta la "incorporación progresiva de criterios de troncalidad en las formación de especialidades médicas"... Al final de este párrafo se informa que este RD " ha sido debatido e informado favorablemente por la Comisión de Recursos Humanos del SNS (...) consejerías de sanidad/salud de las distintas CCAA..."

    - UNIDADES DOCENTES (UU DD):

    Define a la UNIDAD DOCENTE como "el conjunto de los recursos personales y materiales pertenecientes a los dispositivos asistenciales, docentes, de investigación o de cualquier otro carácter que, con independiencia de su titularidad, se consideren necesarios para impartir formación reglada en especialidades de Ciencias de la Salud por el sistema de residencia, de acuerdo con lo establecido en los programas oficiales de las distintas especialidades."

    - UU DD MULTICISCIPLINARES (UDMD):

    En al art. 7 se habla de la UNIDADES MULTIDISCIPLINARES y en el anexo II (pag. 10036) de las UNIDADES DOCENTES DE CARÁCTER MULTIPROFESIONAL (UU DD de Atención Familiar y Comunitaria en la que se formarán los médicos especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria Y ENFERMEROS ESPECIALISTAS EN ENFERMERÍA FAMILIAR y COMUNITARIA).

    - TRONCALIDAD de las especialidades.

    Este RD asume la incorporación de criterios de TRONCALIDAD en la formación de especialistas en Ciencias de la salud...y la creación de UUDD de "carácter troncal" (...)

    "...asuntos que requieren un mayor grado de definición, análisis y diálogo con todos los agentes implicados en la formación de especialistas". (pags. 10020 y 10021)

    Con estos principios básicos me abordan las siguientes reflexiones/dudas iniciales:

    1.- ¿Hemos sido informados/consultados a este respecto de forma adecuada?

    2.- ¿Cómo se estructurarán funcionalmente la incorporación de otros profesionales a las UDMD -léase enfermeros-?

    3.- ¿No hay suficiente garantía desde la experiencia en las tres últimas décadas de formación de MFyC y la función docente/formativa de las UDMFyC de las CCAA que han formado a tantos MF ?

    4.- ¿Cómo/cuándo comenzarían a funcionar estas UDMD? ¿Están informados adecuadamente los tutores/comisiones docentes del inminente desarrollo de las mismas?

    .../...

    ...tengo muchas preguntas, pero, básicamente creo en la funcionalidad de actual sistema docente y formativo de las UU DD de MFyC; y la inclusión de criterios de troncalidad y la diversificación de su estructura funcional de las mismas daría al traste con el actual sistema...que hasta ahora ha funcionado de forma excelente.

    ...esperamos opiniones de los compañeros...y se debe debatir al respecto.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Como personal implicado he ratificado el escrito surgido del consenso entre los residentes desde SAMFyC.
    Como persona, es verdad que todo es discutible. Coincido plenamente en la negativa a la asimilación por parte de los organismos asistenciales del papel docente del personal en formación, y también me opongo a la división territorial de la entidad formadora (no puede haber médicos residentes de primera y de segunda).
    Lo que no comparto en su totalidad es en lo referente a la creación de un marco formativo común interprofesional.
    Es verdad que cada profesional requiere una capacitación especifica y propia, sin embargo quizás no sea del todo deleznable un apartado de conexión y continuidad, salvando, claro esta, las distancias competenciales de cada grupo.
    Es verdad que no he terminado de leerme el famoso Real Decreto, lo he intentado, sin embargo resulta algo espeso para mis gustos literarios. Quisiera saber, si alguien me lo puede explicar, si dicha fusión interprofesional es tan solo en el ámbito de la formación de los MFyCs y de los futuros EFyC, o también se va a ver en otras especialidades médicas con sus respectivas especialidades de enfermería (ej. ginecólogos y matrones, cirujanos y Enfermería de Cuidados Médico- Quirúrgicos,…).
    Un saludo y ánimo con este blog.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta Fran. Esto es una maniobra realizada con nocturnidad y alevosía, y con muy poco tacto. Lo interpreto de esta manera polarizada:
    1. o los que toman estas decisiones políticas son muy imprudentes (y por tanto imbéciles)y no han meditado el alcance de estos experimentos
    2. o han meditado muy bien la toma de decisión, calculando las consecuencias, y esperando un resultado positivo para sus intereses (¿cuales?); en este caso el calificativo sería: son inteligentes y perversos.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, en primer lugar, a Fran por la iniciativa de este Bloq.

    El modelo que se propone para poner en marcha las Unidades Docentes Multiprofesionales en Atención Primaria es muy desacertado.

    En primer lugar, desde un punto de vista emotivo, me produce un profundo rechazo que nos cambien la denominación profesional. Eso de llamarnos especialistas (médicos o enfermeros) de Atención Familiar y Comunitaria no tiene ninguna justificación. Las dos profesiones están nítidamente definidas y no precisan esta denominación tipo "fusión fría". Incluso en algún lugar se nos denomina especialistas en "Salud Familiar y Comunitaria". Nuestra historia y nuestra aportación al Sistema Sanitario Público merecen mas respeto.

    En segundo lugar, desde el punto de vista del contenido hay tres elementos sustanciales que provocan mi desacuerdo:

    1.- El profundo "gerencialismo" del modelo propuesto, al identificar estructura de gestión con estructura docente. Creo firmemente en la independencia de las organizaciones docentes como forma de preservar sus valores y sus prioridades educativas. No tiene porque haber una coincidencia (o dependencia) geográfica, orgánica y jerárquica entre Centro de Gestión (Distrito, Hospital o Área Integrada) y Centro Docente. De igual forma, y por el mismo motivo, no tiene porque haber una dependencia entre Centro de Gestión y Centro de Investigación. ¡No todo debe ser gestionable por los Gerentes!

    2.- El tiempo de la formación como residente es el periodo de formación de la identidad profesional. Lo esencial no son los conocimientos adquiridos, ni siquiera las habilidades, sino la actitud ante el ejercicio profesional. Nuestros futuros especialistas quedan marcados, para bien o para mal, por los referentes profesionales (tutores), los referentes asistenciales (Centros de Salud y Unidades Clínicas) y los referentes académicos (en Andalucía función asumida durante estos años por las Unidades Docentes de Medicina de Familia). Mezclar médicos y enfermeras en programas formativos, órganos docentes como las Comisiones Asesoras y direcciones orgánicas es un error. Los residentes en formación necesitan tener una identificación corporativa nítida. Los residentes de Medicina de Familia son médicos clínicos pero no miniespecialistas configurados por “corta y pega” de distintas disciplinas. Las residentes de Enfermería de Familia son enfermeras clínicas pero no minimédicos, su campo de competencias y área de formación en el periodo de residencia debe ser propio y específico.

    3.- La disgregación de las Unidades Docentes en Unidades haciéndolas coincidir con estructuras de gestión es ineficaz y, lo que es peor, ineficiente. Un elefante partido en cuatro trozos no son cuatro elefantes. En Andalucía la distribución territorial en provincias esta suficientemente asentada. Apostar por la descentralización no significa fragmentar, optimizar recursos no puede ser equiparable a la dispersión improductiva de los mismos. Crear Unidades Docentes allá donde exista una estructura de gestión (Distrito, Hospital o Área Integrada) no es buscar la excelencia ni incentivar a Unidades Clínicas de Gestión; se trata más bien de primar frívolamente el “cualquiera es bueno” para formar residentes a criterios rigurosos de acreditación personal y de centros asistenciales, cumplimiento de programas docentes y evaluación de profesionales en formación.

    ¿Y porqué las Unidades Docentes Multiprofesionales no se han comenzado a implantar en Pediatría, Obstetricia y Ginecología o Salud Mental?
    ¿Por qué en Atención Primaria debemos ser siempre pioneros en la experimentación irreflexiva?

    miguel melguizo jiménez

    ResponderEliminar
  6. De veras que lamento usurpar este espacio en el blog de mi querido amigo Fran para destilar algunas de las pequeñas úlceras que llevo dentro, a la luz de las últimas noticias. Traducido al español (¡que ya tampoco se debe decir al castellano¡): este país de tiñalpas no termina de sorprenderme y viene a deleitarme las Navidades con un nuevo alarde, una nueva ocurrencia de socarrón emprendedor, seguramente un nuevo parto de una pluma política a medio alumbrar…finamente, a tocar de nuevo los queridísimos genitales de sus currantes (y no me sale decir también currantas que la economía de género viene de largo en cualquier gramática, leñe¡).
    ¿Qué me parece el nuevo parto? Básicamente: una quimera, no una cualquiera, una que viene a que le demos de comer todos y la nutramos entre todos, otra bombilla del abuelo cebolleta.
    En aras de la claridad expositiva puede decirse que hasta ahora, las cosas estaban mal (jodidas) y ahora pasarán a estar peor (más jodidas) porque hemos vuelto a sufrir uno de los tres síntomas que declaran públicamente al español: 1) Si funciona, rómpelo, 2) Si está unido, sepáralo, 3) Si hace pupa…es que vas bien.
    Nada que objetar contra los compañeros de enfermería, el asunto para quien quiera y sepa verlo no va con ellos en la medida en que se pudiera dar a entender. La fragmentación de las UD, la troncalización en ciencias de la salud en el sentido del RD no es más que el argumento para que un sistema imperfecto que progresaba lenta pero adecuadamente, mejorando poco a poco, se vaya al carajo de un modo efectivo, pero sobre todo eficiente (sí, eficiente, ahora será más económico molestar y empeorar la calidad formativa de dos colectivos a la vez). Es una orgía de ideas, con carácter multiprofesional, en un cubículo común y a ser posible con cuartos separados por distritos no sea que nos fatiguemos dando un viajito a la unidad, donde ni los enfermeros encontrarán su hueco ni los médicos sabrán donde han apoyado el trasero.
    Como la acidez me va en aumento, pongamos algo de bicarbonato a modo de tres perlas:
    1. Si querían fastidiarlo, parece que hay una buena voluntad política de hacerlo
    2. Si querían que, ya que los médicos de familia no tenemos referente en el hospital ni en la facultad, perdamos también el referente de la UD como raíz del “puto” tronco común, pues hala, endúlceme las fiestas
    3. Si querían que deseara cada día mudarme más lejos, a ser posible pasando un par de fronteras, me dais las maletas casi hechas.
    Esperando que quien lea estos resultados de mi pirosis entienda que nada hay contra el respetable colectivo de enfermería, que me expreso a título individual y sin querer representar a nadie, y que es tan sólo una forma de decir que comienza a molestarme que me rocen la parte pudenda, se despide hasta la próxima, etc…

    Juan M. García Torrecillas

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¿Hacia dónde vamos?

    No puedo empezar este texto hablando de optimismo. No puedo decir que siempre que
    hablemos de cambios nos estemos dirigiendo hacia una realidad mejor. Si las predicciones se
    cumplen, no puedo esperar mucho del futuro que nos pintan.

    Nos dicen, sin muchas concreciones, que hay un proyecto nuevo gestándose. Una gestación avanzada ya, todo sea dicho. Parece ser que la estructura de la que emanaba el conocimiento de los jóvenes médicos de familia ha quedado obsoleta. Lo curioso es que esa estructura aún no estaba acabada. Se trataba de un proyecto todavía joven, en evolución, puliéndose y perfeccionándose.

    Nos dicen que nuestras Unidades Docentes, tal como las conocemos, desaparecen. En su lugar nacen las nuevas Unidades Docentes multiprofesionales, resultado de la fragmentación de las actuales en pequeños pedacitos, vinculadas a los Distritos Sanitarios, fragmentando también el número de residentes que las componen, al menos de residentes en medicina. ¿Y por qué Multiprofesionales? Pues Multiprofesionales porque engloban a la especialidad de Medicina
    Famliar y Comunitaria y a la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria.

    Y me surgen dudas. Bueno, me surgen a mí y a otros muchos residentes como yo. ¿Y los contenidos y habilidades que tenemos que adquirir? ¿Se dispersará el conocimiento? Nos
    dicen que van a establecerse marcos comunes de formación entre medicina y enfermería. ¿Pero no
    son dos profesiones distintas? Eso sí, un punto en común sí que lo tienen... el paciente. ¿No es más razonable una formación en común una vez terminado el periodo de residencia? ¿Qué opinan los enfermeros? ¿Qué pasa con su formación especializada? ¿Se adapta a nuestras necesidades? ¿Y la nuestra? ¿Se adapta a las suyas?

    He leido que nuestro Jefe de Estudios puede ser, indistintamente, médico o enfermero.
    ¿Conoce un enfermero mis expectativas sobre la residencia? ¿Y un médico? ¿Conoce las
    expectativas de un residente enfermero? ¿Qué pasa con nuestros referentes docentes? Da la
    impresión que ya no es necesario el sentido de pertenencia a un colectivo propio delimitado en un espacio común.

    ¿Y la autonomía? La autonomía de la que gozan las actuales Unidades Docentes garantiza la
    equidad en la formación de sus residentes. La descentralización propuesta supondrá una
    atomización de la formación que ocasionará una merma y un arrinconamiento, existiendo residentes de diferentes categorías, al perderse la equidad que aseguran las Unidades Docentes de ámbito territorial más amplio.

    ¿Hablamos de recursos? Nuevas compentencias y más personal requieren mayor cantidad de
    recursos. ¿Los hay? Dicen que estamos en crisis. Mejor dejamos este apartado en stand by.

    Y una cuestión paradójica. Nos dicen que el actual sistema de formación está dando buenos
    resultados. Que se están formando excelentes especialistas en Medicina Familiar Y Comunitaria. Es decir, que funciona. Nos dicen que funciona. ¿Entonces, para qué desmantelarlo? ¿Hay alguna otra razón que explique esto? O la información recibida es insuficiente o esa información se ha adaptado
    sirviendo a otros objetivos no bien claros.

    En definitiva, se abren muchos interrogantes sobre el papel de nuestra profesión en el futuro.
    Me remito al inicio de este texto, y es que no puedo acabarlo hablando de optimismo.

    Francisco Javier Castro Martínez
    (MIR de Medicina Familiar y Comunitaria)

    ResponderEliminar
  9. Gracias Francisco Javier por tus reflexiones. A todos nos preocupa el futuro y el problema es que no vemos hacia donde vamos. Es una incógnita, y esto genera preocupación. Aun así, animo, que habéis elegido la mejor manera de ser medico.

    ResponderEliminar