jueves, 23 de diciembre de 2010

Un empacho de años

Esta fue la respuesta de un compañero cuando fue preguntado sobre el motivo de fallecimiento de un paciente.
¿Que se te puede pasar por la cabeza, cuando eres capaz de responder de esta forma ante alguien que acaba de perder a un ser querido y que busca en ti apoyo y consuelo?.
Personas como esas hacen que una profesión tan humana como la que elegimos cuando eramos jóvenes para dedicar nuestra vida a ella, pierda su humanidad y su esencia.
Por suerte son pocos los que nos dejan tan mal y muchos los que dedican su vida a tratar a las personas como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada