miércoles, 7 de enero de 2015

YODO EN GESTANTES: ¿HACER O NO HACER?

Ahora que desde todos los agentes de salud se están realizando recomendaciones de "NO HACER", nos enfrentamos a un tema que lleva siendo controvertido desde hace tiempo. El suplemento con Yodo en las mujeres gestantes.

Este es un tema controvertido con profesionales a favor y en contra, y que sigue siendo controvertido por varias razones:


  • Los déficits de yodo en la gestante pueden ocasionar problemas en el desarrollo psicomotor y cognitivo de los niños, y son una causa importante de retraso mental.
  • Existen zonas geográficas con graves déficits endémicos de yodo en los alimentos y en el agua, lo que ocasiona bocio y cretinismo en los niños. España ha pasado en las últimas décadas de ser considerado un país con déficit moderado-grave a leve, pero en determinadas zonas persiste una escasez moderada de yodo en la dieta.
  • Los estudios disponibles sobre el tema son de baja o muy baja calidad.

La GPC de atención en el embarazo y puerperio del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (versión larga y versión reducida), publicada hace pocos meses revisa el tema y nos hace las siguientes consideraciones:


  • Calidad de la evidencia. Se ha disminuido la calidad de la evidencia en la mayoría de variables de resultado evaluadas por limitaciones en el diseño de los estudios (ausencia de información sobre la existencia de cegamiento), datos indirectos (variables intermedias) y/o por imprecisión de los resultados (pocos eventos o intervalos de confianza amplios).
  • Balance entre beneficios y riesgos. Se ha observado un beneficio clínico con la suplementación con yodo durante el embarazo en cuanto a mejoras en el desarrollo psicológico y neurocognitivo infantil. Por otra parte, como efecto secundario derivado de la suplementación con yodo, únicamente se ha recogido la existencia de disfunción tiroidea posparto, que no ha demostrado diferencias significativas frente a grupos de estudios no suplementados en los estudios incluidos. Sin embargo, estos resultados clínicos proceden de estudios observacionales realizados en áreas con deficiencia moderada o leve, no en áreas yodosuficientes.
  • No se identificaron estudios que analizasen resultados sobre el uso de recursos y coste o sobre los valores y preferencias de las gestantes. 

Basándose en estas premisas el grupo consideró formular una recomendación a favor de la intervención en un subgrupo específico de la población, teniendo en cuenta que existe una asociación entre la suplementación farmacológica con yodo durante el embarazo y resultados clínicos positivos sobre el desarrollo psicológico y neurocognitivo infantiles en poblaciones con deficiencia de yodo leve-moderada, y que en España, en mujeres en edad fértil que no utilizan sal yodada, la ingesta de yodo se halla en una situación limítrofe. La recomendación se formuló como débil por la baja calidad de la evidencia que la sustenta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada