viernes, 18 de mayo de 2012

MEDICOS DE FAMILIA EMPODERADOS

Durante esta semana hemos vivido el ritual de todos los años que demuestra como pasa la vida: la despedida de una promoción de Medicos de Familia que termina su Formación y la llegada de una nueva promoción llena de ilusión, incertidumbre, y cuando se habla de las guardias, miedo.
Hoy, en el acto de despedida en la Unidad Docente de MFyC de Granada he escuchado como un residente que termina su formación decía a sus compañeros que debían "empoderarse" de la Medicina frente a el empoderamiento histórico de las especialidades hospitalarias y me ha encantado oír esto en boca de un residente.
Pero es difícil empoderarse cuando hoy también aparece en prensa la siguiente noticia: "Endocrinos formarán a médicos de Atención Primaria".
Tomemos pues ejemplo de este residente y empoderémonos de la Medicina, reivindicando el papel que la Medicina de Familia y la Atención Primaria deben tener en el centro de un Sistema Sanitario justo y eficiente.

2 comentarios:

  1. No me gusta mucho el término empoderamiento por su traducción casi literal anglosajona. Prefiero el de orgullo o raza (a pesar de las connotaciones histórcas que conlleva).
    La pena es el futuro de penosidad laboral que se les augura en base a la situación económica reinante en nuestro reino.
    La migración creo que va a ser su única salida y nosotros perder la inversión de 4 años de formación en estos colegas.....
    Saludos desde Jerez Fra.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maky por tu comentario. Probablemente el termino empiedra miento no tenga mucho valor en castellano, aunque significa mucho.
    Ese empoderamiento parte de una dignificación de nuestro trabajo, dado que últimamente se nos dignifica poco, tenemos que hacerlo desde la propia Atención Primaria.
    Dignificarnos significa hacernos valer, demostrar que estamos capacitados como el que más, que nos actualizamos, que utilizamos las herramientas a nuestra disposición para hacer nuestro trabajo: tratar de mejorar la salud de nuestros pacientes y cuando esto no es posible, aliviarles el dolor y el sufrimiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar