EN UN LUGAR DEL QUE NO QUIERO ACORDARME



Ha tiempo que un paciente acude a su cita programada desde hace meses a una consulta externa de un hospital, y en lugar de llegar a las 8:30, se retrasó por problemas de tráfico frecuentes en esta ciudad, y llegó un poco más tarde.

Se le dice que como ha llegado tarde ya no pueden atenderle y que acuda a su centro de salud a que le gestionen una nueva cita para dentro de unos meses.

A las 9 de la mañana estaba en la puerta de su médico de familia, SIN CITA, para que se lo solucionara. Su médico de familia, llamó a ese servicio del que no quiero acordarme y les recordó con cierto grado de mosqueo que estábamos para atender pacientes, no para cronometrar citas, y tras hablar con ellos el paciente fue visto esa mañana.

Algo no funciona, y no siempre tiene que ver la organización de las cosas. También tiene mucho que ver las ganas que tengamos de hacer nuestro trabajo.

Y aveces nos encontramos luchando contra molinos de viento

Comentarios