lunes, 4 de marzo de 2013

DEDICADO A COLABORADOR DE RADIO: GLUCOSAMINA

En alguna otra ocasión ya he comentado en este blog algunas informaciones aparecidos en prensa escrita, radio o televisión, que son emitidas por tertulianos, colaboradores u otros especímenes que sin tener idea de lo que hablan, aconsejan sobre tratamientos o pruebas diagnósticas.

Este domingo por la mañana, mientras me encontraba realizando las tareas domésticas propias de un domingo por la mañana, estaba escuchando un programa de Ondacero en el que estaban comentando temas que no tenían que ver nada con la salud y de pronto un colaborador de ese programa dijo algo parecido a esto: " supongo que estará tomado glucosamina, ya que como es sabido, es el fármaco que protege de la aparición de la ARTROSIS. Yo lo tomo desde hace muchos años....".

Cuando escuché esto, se me quedó la misma cara de imbécil que cuando a un paciente al que le has retirado la somazina en la consulta, explicandole la poca evidencia que hay sobre su efecto, va a cualquier consulta de algún Hospital de Meloinvento (conocido ya en este blog), y se la colocan de nuevo "para toda la vida" "para mejorar el riego".

Pues bueno, lo que sigue va dedicado a ese colaborador tan bien formado y que utiliza la plataforma que le dan para dar información sanitaria veraz y contrastada:

Tomado de: El Comprimido, No 18 - Abril de 2010

"a) Glucosamina
En una revisión Cochrane4, que incluyó veinticinco ensayos clinicos de glucosamina en artrosis publicados hasta el año 2008 (4.963 pacientes), ésta resultó superior a placebo en la reducción del dolor (diferencia de 0,47 puntos; IC95% -0,72 a -0,23) y en la mejoría de la capacidad funcional (diferencia de 0,47 puntos; IC95% -0,82 a -0,12) medidos mediante el índice de Lequesne (que, como hemos comentado, es una escala con un rango de puntuaciones de 0 a 24). En cambio, no resultó superior en la reducción del dolor, la mejoría funcional ni la disminución de la rigidez medidas mediante la escala WOMAC. Los resultados no fueron uniformes en todos los estudios incluidos. Los ensayos más antiguos con glucosamina tienen deficiencias metodológicas importantes, entre las que destaca la aleatorización incorrecta de los pacientes. De modo que, si el análisis se restringe a los estudios que tuvieron una aleatorización adecuada, no se encuentra ningún beneficio para glucosamina en la reducción del dolor ni en los resultados de la escala WOMAC, aunque sí en el índice de Lequesne.4
En otro metanálisis5 publicado en 2007 se investigaron las posibles causas de la heterogeneidad de resultados entre los diferentes estudios de glucosamina. Se puso de manifiesto que los ensayos patrocinados por la industria obtienen mejores resultados que los estudios independientes; los autores proponen como posibles explicaciones el empleo de diferentes preparados de glucosamina, la aleatorización inadecuada de los pacientes en los ensayos con resultados positivos y el sesgo inherente a la financiación de la industria farmacéutica.
En 2006 se publicaron dos ensayos con glucosamina en artrosis de rodilla de seis meses de duración, con un diseño metodológicamente más correcto que los publicados en años anteriores. El primero de ellos, el estudio GAIT,6 es un ensayo clínico independiente financiado con fondos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por National Institutes of Health), dependientes del Departamento de Sanidad de los Estados Unidos. Se trata de un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, con 1.583 sujetos que tenían una edad media de 59 años y un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 kg/m2; el 78% presentaba artrosis leve y el resto, artrosis moderada o grave. Se distribuyeron en cinco grupos que recibieron los siguientes tratamientos: clorhidrato de glucosamina (500 mg tres veces al día), sulfato de condroitina (400 mg tres veces al día), clorhidrato de glucosamina más sulfato de condroitina a las mismas dosis, celecoxib (200 mg cada 24 horas) o placebo. Se permitió usar paracetamol como analgesia de rescate, a dosis de hasta 4 g diarios. La variable primaria de valoración fue el porcentaje de pacientes que experimentaron un 20% de mejoría en la subescala WOMAC de dolor al final del estudio. Tras 24 semanas de tratamiento no se encontraron diferencias entre glucosamina o la combinación de glucosamina y sulfato de condroitina respecto a placebo, mientras que celecoxib sí mostró resultados favorables frente a placebo. Tampoco hubo diferencias entre los grupos en el empleo de analgesia de rescate con paracetamol.
Por el contrario, en el ensayo GUIDE7, de diseño similar al anterior y patrocinado por la industria, se muestran resultados favorables para glucosamina. Incluye 318 pacientes con una edad media de 64 años y menor IMC que en el ensayo GAIT (> 27 kg/m2), puesto que el IMC >30 kg/m2 se considera un criterio de exclusión a pesar de que la obesidad es un factor directamente relacionado con el desarrollo y la evolución de la artrosis de rodilla. Los sujetos se distribuyeron en tres grupos que recibieron sulfato de glucosamina (1.500 mg/día), paracetamol (3 g/día) y placebo durante 24 semanas. Se debe tener presente que el estudio fue diseñado para detectar diferencias entre los grupos de glucosamina y placebo y no para realizar una comparación entre glucosamina y paracetamol. Se permitió usar 400 mg de ibuprofeno como analgesia de rescate. La variable primaria fue la mejoría en el índice de Lequesne a los seis meses de tratamiento. Al final de estudio, las reducciones en la puntación del índice de Lequesne fueron las siguientes: -1,9 con placebo, -3,1 con glucosamina (p=0,032 vs. placebo) y -2,7 con paracetamol (p=0,18 vs. placebo). Se encontraron diferencias entre los grupos en el empleo de analgesia de rescate, que fue superior en el grupo placebo. Tanto glucosamina como paracetamol fueron más eficaces que placebo en el control de síntomas, aunque la magnitud del efecto no puede considerarse clínicamente relevante.
En artrosis de cadera, glucosamina no ha logrado demostrar eficacia en el control de los síntomas. En un reciente ensayo independiente,8 controlado con placebo y en el que se evaluó el sulfato de glucosamina a dosis de 1.500 diarios en 222 pacientes con artrosis de cadera, no se encontraron diferencias entre los dos grupos de comparación tras 24 meses de tratamiento en lo que respecta a la mejoría en las subescalas WOMAC de dolor y capacidad funcional". 




Y para terminar un repaso sobre lo que pasa con la glucosamina en otros paises:

  • Inglaterra: Dice la guía NICE de osteoartritis: "el uso de glucosamina o de productos con condrotina no se recomiendan para el tratamiento de la artrosis".
  • Australia: Glucosamina no está financiada. Forma parte de la sección de “Hierbas medicinales y complementarias”. Los magufillos deben tener una fuerte duda con este producto, por un lado es un fármaco de la lista negra y por otro es una hierba complementaria.

  • EEUU: Glucosamina: suplemento nutricional. La Agencia Americana de Evaluación de Fármacos (FDA) dice que no hay ninguna evidencia de que Sulfato de Glucosamina o Condroitina valga para algo.

  • Países Bajos: sulfato de glucosamina es suplemento dietético.

  • Suecia: la glucosamina no se reembolsa. Los estudios no han sido capaces de demostrar un beneficio claro.

  • Dinamarca: retira la glucosamina de la financiación. Todos sabemos que aunque desfinanciar parezca una postura de debilidad, realmente lo es de fortaleza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada