jueves, 20 de enero de 2011

La importancia de las palabras.

Me contaba una amiga estos días que no somos conscientes del poder que nuestras palabras pueden tener en la curación del paciente, mientras me comentaba como una simple llamada a un paciente hizo que pasara de estar con una actitud pesimista a afrontar el problema de salud con actitud muy optimista.
Los paciente acuden a nosotros buscando generalmente la solución a un problema de salud, pero no solamente a eso.
Enrique Gavilán en su blog El nido del Gavilan contaba como un paciente le decía "Mire usted, doctor, yo ya se lo dije la primera vez que lo vi: yo confío en usted, que es mi médico. Voy a muchos especialistas del hospital, usted bien lo sabe, pero mi médico es usted".
Esto se consigue no solamente con la cualificación científico médica, que como en la mili el valor, se nos supone a todos, sino con otros aspectos como la comunicación, la empatía, la asertividad...: en definitiva el "ars medica".
No olvidemos el poder que podemos tener en lo positivo como en lo negativo y como lo que digamos y como lo digamos puede hacer que un paciente mejore o empeore.

F.J. Guerrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada