Medicalizacion excesiva.

Es una percepción generalizada que cada vez tenemos en las consultas de los medicos de familia mas pacientes polimedicados y mas pacientes que toman fármacos con escasa o nula evidencia pero que algún compañero le dijo que era " para toda la vida".
Si pensamos detenidamente en las causas que han dado lugar a esta supermedicalizacion de la sociedad podemos encontrar las siguientes (y es posible que se me escape alguna):
1.- Los propios medicos que nos hemos formado en una medicina farmacológica en la que todo síntoma debe llevar asociado un tratamiento. No sabemos afrontar ciertas patologías o estados fisiológicos sin asociar un tratamiento farmacológico, aunque lo que prescribamos no tenga evidencia de su efectividad y eficiencia.
2.- Los pacientes que no conciben, en la mayoría de las ocasiones, que se les diga que no existe tratamiento para todo y que no se les va a prescribir nada y presionan al medico para que les prescriba algún medicamento.
3.- La Industria Farmacéutica que esta continuamente diseñando fármacos nuevos que en ocasiones no aportan a lo ya existente, multiplicando el precio de forma amoral y que además siguen utilizando estrategias de marketing de dudosa ética (afortunadamente cada vez menos).
4.- La administración que sigue permitiendo la comercialización de fármacos con nula evidencia o incluso con evidencia en contra; que sigue incluyendo en sus prestaciones fármacos que tienen el mismo resultado que el placebo y que además transmite a los ciudadanos el derecho ilimitado al uso y abuso del sistema sanitario.
Seguro que hay mas factores pero creo que estos resumen bien la corresponsabilidad de todos en la excesiva medicalizacion de nuestra sociedad .
F. J. Guerrero

Comentarios

  1. Das en el clavo con esta reflexión. Culpa de todos, sin duda. Eso opino yo también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TAMSULOSINA EN CÓLICOS RENALES

REFLEXIONES SOBRE EL FUTURO DE LA SITUACIÓN SANITARIA GRANADINA

LA MEDICINA DE FAMILIA Y LA ATENCIÓN PRIMARIA TIENE FUTURO