sábado, 2 de abril de 2011

Atrévete con la MEDICINA DE FAMILIA

Esta mañana y con motivo del inicio el próximo lunes 4 de Abril de 2011 de la asignación de plazas MIR de este año, el amigo Vicente Baos ha iniciado en su Blog El supositorio una campaña llamada Atrévete con la Medicina de Familia destinada a informar a los futuros médicos especialistas en formación de las razones de elegir ser médicos de personas: médicos de familia.



Sumándome a la idea os dejo una recopilación de reflexiones de compañeros que expresan mucho mejor de lo que yo podría hacer nunca lo que significa la medicina de familia y que espero que iluminen a los médicos jóvenes a elegir la especialidad médica más completa e integral de todas.

"Sí. Lo que más me gusta, de mi trabajo, es pasar consulta.
Ese paseo cotidiano por la vida de decenas de personas que me permite ganarme la vida honradamente, que me causa tensión e hipertensión, que me da malos ratos y alegrías, que me aburre o me llena, pero que nunca me deja indiferente.
Me gusta la consulta porque es la medicina; me gusta preguntar, ver, escuchar, explorar, pensar, dudar, decidir, explicar.
Me gusta hacer y hacerme preguntas, intuir, planear;  puedo a veces casi sentir la acción de mi cerebro, mi latido cardiaco, la emoción de creer que sé y la angustia de no saber, mucho más útil, más movilizadora, más creativa.
Me gusta la consulta porque puedo enseñar, me gusta observar esa cara de asombro de quien ve un tímpano, o escucha un soplo, o palpa un hígado por primera vez; es un instante inolvidable en su trayectoria profesional que tengo la inmensa suerte de compartir.
Me gusta la consulta porque puedo aprender, allí aplico lo que aprendo por fuera y fuera me es inmensamente útil lo que aprendo por dentro.
 



Aprendo también de quienes pasan las consultas de al lado, compartimos placas de tórax, papeles que se acaban, el cuarto de baño, reuniones, protocolos, cansancio, incertidumbres.
La consulta, en fin, me permite vivir varias vidas.
La consulta me da mucho más de lo que me quita. 
Y por eso me ha gustado participar en esta vigésima edición del Congreso de mi Sociedad Científica, porque me va a servir para la consulta.
 A Joaquín, le puedo proponer, sin faltar a la evidencia, un plan de dieta-ejercicio como alternativa a las pastillas que tan poco le gustan. A Victoria ya no le doy más la “dieta de 1500 calorías” sino la forma de apuntarse al “Un millón de pasos”. Citaré a Julia que dice que ella nunca ha jugado al tenis ni al pádel sino a la fregona, para infiltrarle el codo. Abriré ventanas a Internet desde ese ordenador que me roba la vista y sabré mejor qué, cómo y dónde buscar las respuestas. Hablaré con José Miguel que tiene un cáncer de pulmón metastásico, de voluntades anticipadas buceando en sus inquietudes y deberíamos hablar su oncólogo y yo. Llevaré mejor el tratamiento anticoagulante de Juan, que nos trae de cabeza a ambos. Tengo que revisar las espirometrías de Salvador y hacer la próxima siguiendo bien todos los pasos. A mi Jennifer, asidua de la píldora postcoital, le voy a proponer el Implanon. Voy a cambiar las pastillas caducadas del armario por vendas y tijeras que ya sé poner vendajes funcionales. Creo que me dan menos miedo las arritmias, el monitor, el ambú y en las urgencias vitales no tendré que salir corriendo a buscar a un compañero de los que hacen guardias. Voy a hacerle un doppler a Ricardo, fumador e hipertenso, que creo que ese dolor de la pierna no va a ser “de los huesos”. En la próxima visita a Agustina, de 91 años, tengo que coger su caja, bueno su “lata” de las pastillas y rehacer todo el tratamiento. Le diré a Rosa que voy a empezar a poner DIU. Y a Cristina, mi R1, le llevo una gran noticia: ¡la medicina de familia es una especialidad de futuro, con grandes perspectivas!... ¡una especialidad en expansión!" 

"Me apasiona mi trabajo porque me apasionan las personas con sus corazones, sus tripas, sus desechos, sus ojos evasivos."
Ánimo y elegid se Especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria: Médicos de Personas
 

4 comentarios:

  1. Cuando sea mayor quiero que mi medico sea medico de familia

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que el momento no es el mejor... pero si hay médicos de familia vocacionales, porque sí, no porque no hay más remedio al elegir plaza MIR... MEJOR. Son el futuro de un presente que nos están poniendo (otros) muy oscuro. A ver si entre los clásicos, los actuales y los futuros (contra)reformamos la AP y le damos el impulso que precisa y merecen profesionales y pacientes (por ese orden, pues creo que ahora mismo los pacientes están bien atendidos... y los profesionales quemándose).
    Abrazos a Rafa (maestro) y a Fran!!!

    ResponderEliminar
  3. El futuro de la sanidad , pese a quien pese, esta en la Atencion primaria. No hay otra opción y quien no lo vea así comete un gran error. Es por esto que allí tienen que estar los medicos de vocación. Con todos mis respetos para ser cirujano del segundo par craneal hace falta ser muy buen técnico pero no tiene nada que ver con la medicina como la entendemos los medicos de familia que queremos seguir siendo medicos de personas.

    ResponderEliminar